Bernat Domene

Bernat Domene

Homeópata, Naturópata y Terapeuta manual.
Creador del sistema de masaje fisioactivo BELLACTION DÚO y Rollaction.

Los tratamientos Bellaction Dúo

Es muy habitual creer que tenemos celulitis porque se aprecian los hoyuelos y ondulaciones en la piel, generalmente en zonas de muslos, brazos, abdomen, glúteos, pero en una gran mayoría de casos están provocados por flacidez en superficie...

Tratamientos Bellaction Dúo

¿Cómo se desarrollan?

Corporal: Este tratamiento se aplicará 2 veces en semana, para obtener los mejores resultados tanto en bajada de volumen por celulitis, como en reafirmación de tejidos, remodelación, eliminación de líquidos y contracturas. Si por decisión de la clienta se realiza el tratamiento una vez por semana el resultado se retrasará el doble de lo esperado, de modo que si el tratamiento debería durar dos meses, durará cuatro meses, pero se obtendrá el mismo resultado, aunque en el doble de tiempo.

Por lógica y sentido común se dejarán un mínimo de 2 o 3 días entre tratamientos, con el fin de que todos los procesos naturales activados puedan cumplir su función, que básicamente será la de eliminar grasas, toxinas, líquidos y deshechos celulares, al mismo tiempo que permitimos el aporte de nutrientes y oxígeno a todos los tejidos tratados.

Es muy importante advertir a la clienta de que en las primeras sesiones pueden aparecer hematomas, a veces importantes, pero es una consecuencia totalmente normal en tejidos muy cargados de grasa, líquidos, inflamados, edematizados… y debemos continuar trabajándolos, de este modo se produce una reabsorción mucho mas rápida, de lo contrario se triplica el tiempo de duración del hematoma. Asimismo hay que informarle también que a medida que avance el tratamiento se trabajará mucho mas profundo y ya no se producirán los hematomas, sencillamente porque en las sesiones previas hemos logrado tonificar y fortalecer las paredes de todo el sistema vascular, incluida la red capilar.

Hay 2 posibilidades de tratamiento, en cuanto a las zonas de trabajo:

  1. Si nuestra clienta presenta un estado óptimo de cintura hacia arriba, el área que debemos trabajar irá desde tobillos hasta la zona costal.
  2. Si de cintura hacia arriba presenta volúmenes por grasa, líquidos, inflamación…, o flacidez, nuestro trabajo abarcará desde tobillos hasta ambos codos.

El trabajo será intenso y profundo, intentando trabajar por compresión desde la piel hasta la musculatura y la celulitis mas enquistada. Si en las primeras sesiones no se tolera una profundidad óptima de trabajo por sensibilidad, se utilizará un cabezal de mayor diámetro y ejerceremos menos presión durante 2/3 sesiones hasta que los tejidos pierdan sensibilidad y el tejido tolere un trabajo profundo. Una vez conseguida la profundidad adecuada se continuará en tratamiento con esos mismos parámetros hasta su finalización.

Cuando el volumen antiestético es por celulitis, el resultado en bajada de volumen es rápido y contundente. Si no se permite la profundidad de trabajo desde el principio es un poco mas lento, pero se mantiene la misma efectividad, aunque los resultados se apreciarán unas sesiones después de lo habitual.

Es muy importante ser conscientes de qué nos provoca el volumen antiestético y nunca debemos confundir el volumen por celulitis al volumen por musculatura, por kilos, por estructura ósea. Es muy habitual creer que tenemos celulitis porque se aprecian los hoyuelos y ondulaciones en la piel, generalmente en zonas de muslos, brazos, abdomen, glúteos, pero en una gran mayoría de casos están provocados por flacidez en superficie y posiblemente haya un volumen en profundidad generado por musculatura, kilos o estructura, de modo que sí hay un volumen antiestético, pero no es por celulitis, entonces la pérdida de centímetros no será tan acusada.

Respecto a la cantidad de sesiones para obtener un resultado óptimo, la esteticista deberá hacer un diagnóstico lo mas preciso posible, pero hay una máxima que la clienta debe saber desde el principio, y es que mientras el cuerpo experimente una evolución continuada en pérdida de volumen, flacidez, etc, quiere decir que aún podemos conseguir mas resultado. Por lo tanto si abordamos en principio un bono de 10 sesiones y en la décima sesión la clienta está en plena bajada de volumen, bajo ningún concepto debemos parar el tratamiento, porque eso quiere decir que aún podemos conseguir un resultado mas contundente.

Como una referencia standard sobre una base de celulitis, podemos decir que en 10/12 sesiones se puede perder una talla y en 20/24 sesiones podemos conseguir la segunda talla, aunque como ya he dicho antes dependerá de varios factores.

Hay una máxima en Bellaction Dúo: Si no se obtienen los resultados esperados tan solo existen dos posibilidades por las cuales no se han conseguido:

  1. No se ha realizado un diagnóstico correcto
  2. No se ha trabajado con profundidad desde la piel hasta el músculo

Bajo ningún concepto haremos zonas localizadas. Para que el cuerpo humano sea atractivo es necesario que haya un equilibrio estético, por lo tanto debemos tratarlo como tal. Si hacemos zonas localizadas tendremos y resultado aceptable en la zona, pero creamos un desequilibrio en el conjunto, además el resultado es muy inferior al que obtendríamos haciendo un tratamiento completo.

Facial: Es evidente que todos los principios en los que nos hemos basado para los tratamientos corporales serán los mismos que para los tratamientos faciales, pero como es lógico que estamos trabajando sobre escote, cuello y rostro.

Es muy importante trabajar con profundidad, sobretodo sobre zonas musculares y reducir esa presión sobre zonas con poca densidad de tejido blando como la zona frontal. En este caso tiene mucha importancia conocer toda la estructura muscular de escote, cuello y rostro. Si realmente realizamos un trabajo correcto sobre toda la musculatura conseguimos un «EFECTO BÓTOX» a nivel general, armonizando la expresión facial y logrando un equilibrio estético extraordinario

En tratamientos faciales se realizará un tratamiento en semana hasta conseguir objetivos, aunque es totalmente factible realizar 2 tratamientos por semana si la clienta o la esteticista lo consideran necesario, para una vez finalizado pasar al mantenimiento una vez al mes.

El número de sesiones vendrá determinado por la necesidad que presente cada caso, pero se suele conseguir un resultado óptimo en 6, 8, o 10 sesiones, para pasar posteriormente al mantenimiento.

En condiciones normales se deben aplicar todas fases de tratamiento que aconsejan los programas preestablecidos en el equipo, pero es de sentido común que la esteticista deberá adaptar el tratamiento en base a la problemática que presenta la clienta, por lo tanto, el protocolo de trabajo lo decidirá la propia esteticista. Por ejemplo, en una piel con cuperosis, rosácea, o de extrema sensibilidad, es de sentido común no aplicar la primera fase de peeling por microdermoabrasión, si presenta un problema específico de acné, la esteticista utilizará el producto adecuado para ello.

Lo que sí es común a todo tipo de piel en un tratamiento facial, es la cosmética Bellaction Dúo y la fase de carboxiterapia con CO2 ya que hemos comprobado que la sinergia entre todas las fases de tratamiento, la cosmética y el CO2 nos proporcionan unos resultados insuperables en arrugas (efecto bótox), flacidez (descolgamiento), antienvejecimiento, manchas, cicatrices, marcas de acné, luminosidad en la piel…

La cosmética está especialmente diseñada para pieles maduras, con unos principios activos que aportan al fibroblasto todo lo necesario para llevar a cabo un proceso de regeneración de tejidos extraordinario.

El tratamiento con CO2 nos genera dos procesos vitales para conseguir estos resultados:

  • Efecto CRIOTERAPIA: El CO2 se libera a una temperatura entre 0 y -10º, provocando una afluencia masiva de sangre arterial, cargada de nutrientes y oxígeno a todas las zonas trabajadas.
  • Efecto CARBOXITERAPIA: Cuando la piel recibe el dióxido de carbono se inicia un proceso llamado Efecto Bohr, que consiste en un transvase rápido de nutrientes y oxígeno desde la hemoglobina a todos los tejidos tratados. Por eso conseguimos estos resultados en antienvejecimiento tan espectaculares.

El mantenimiento es esencial a la hora de mantener los resultados obtenidos. Tanto en facial como en corporal, se realizará un tratamiento de mantenimiento tan solo una vez al mes, pero como es lógico esta cadencia se podrá reducir a criterio de clienta y esteticista. Por experiencia, la mayoría de clientas suelen demandar el mantenimiento cada 15 días, o cada semana.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email